Terapia infantil

Si estás aquí es porque tu hijo/a te preocupa. Sabes o intuyes que  está sufriendo algún tipo de malestar y se refleja en su actitud, su estado anímico o su conducta y quieres ayudarle para que se sienta bien. 

Seguramente ya hayáis probado distintas estrategias, todas ellas sin el resultado esperado, y empieces a sentirte preocupado/a, frustrado/a e impotente.

Sabemos de lo complejo y difícil que a veces resulta criar y educar. El reto de la parentalidad y por eso la  importancia de ir revisándonos y equipándonos para poder afrontar las dificultades con las que nosotros/as y nuestros/as hijos/as nos vamos encontrando (Algunos propios del ciclo vital, otros por sucesos que han generado un desequilibrio). Estar y sobre todo, sentirnos preparados para gestionar los conflictos y las emociones que afloran en ellos. Por eso, nuestro acompañamiento no es solo para vuestro/a hijo/a, sino que también  es para vosotros/as.

Nuestro abordaje os proporcionará mayor comprensión acerca de lo que está sucediendo, os facilitará herramientas prácticas y os servirá de apoyo, guía y a veces, también sostén.

Te recomendamos que no lo demores: los problemas no suelen solucionarse solos con el paso del tiempo y, si lo hacen, es a un alto precio de desgaste emocional.

Motivos frecuentes de consulta en terapia infantil

  • Parece desanimado/a o llora con facilidad.
  • Tiene problemas de conducta, desobedece mucho y no atiende a razones.
  • Muestra baja autoestima o se valora así mismo negativamente.
  • Tiene dificultades para concentrarse y parece que no presta atención.
  • Es muy movido/a, no para quieto/a.
  • Tiene ataques de rabia o rabietas frecuentes.
  • Siente miedos incontrolables y emociones descontroladas.
  • Tiene cambios en su patrón de sueño o de alimentación inexplicables.
  • Se muestra muy retraído/a, pasivo/a.
  • Tiene problemas en el colegio y/o problemas con los compañeros.
  • Presenta miedos que no corresponden con su edad o que son exagerados.
  • Ha perdido interés por las actividades cotidianas.
  • No controla los esfínteres correctamente para su edad.
  • Presenta dificultades en la familia, como, por ejemplo, celos con hermanos.
  • Ha sufrido bullying por parte de sus compañeros.
  • Sospechas de abusos sexuales o de maltrato.
  • Le duele frecuentemente la barriga o la cabeza y sospechas que somatiza.
  • Ha sufrido duelos y pérdidas recientes.
  • Tiene problemas en el apego con sus padres.
  • Sufre dificultades en un proceso de adopción.
  • Sospechas que es un infante altamente sensible (NAS).

¿Qué beneficios aporta un psicólogo infantil?

  • El psicólogo infantil facilita a través del juego a  los/as niños/as:
  • Expresar sus emociones dentro de un contexto terapéutico de confianza, sin juicio y con empatía. 
  • Conocer sus emociones, aceptarlas, expresarlas y gestionarlas
  • Mejorar su capacidad de autoconocimiento y autogestión.
  • Construir una mejor autoestima: Descubrir su potencial personal y las áreas a desarrollar.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia lúdica y creativa. Desarrollamos el proceso terapéutico a través de juegos y de ejercicios que fomentan su creatividad y el desarrollo de su potencial.
Sesiones con el niño/a y con los padres. Combinamos sesiones con el niño/a y con uno de los dos padres o ambos para guiaros e informaros del proceso.
50 minutos de sesión, 1 vez a la semana.
Empezaremos por una frecuencia de una vez a la semana e iremos espaciando las consultas a medida que progreses. 
Confidencialidad y privacidad. 
El espacio terapéutico es un espacio seguro y privado en el que garantizamos la máxima confidencialidad.

Lo que dicen sobre la terapia infantil

Emma Fernandez:

“Creo que la psicoterapia es algo a lo que todo el mundo debería recurrir y que nos ayuda a tener una mejor calidad de vida. Aquí he sentido que puedo hablar relajada y sin que me juzguen todo lo que quiera, desahogarse sin sentirse pesada y sentir te ayudan y preocupan por ti es un lujo. He aprendido a controlar situaciones y momentos, me han dado herramientas para seguir y me han abierto los ojos en muchísimas ocasiones. ¡Nuria eres genial, gracias!”

Elisabet Alonso:

Fuimos a MónMent por recomendación de una amiga, ya que mi hija no pasaba por un buen momento personal ni en el cole y encantados con el diagnóstico de su hipersensibilidad, un trato genial, la niña encantada con las sesiones y yo encantada con la mejoría que ha hecho y las herramientas que nos han dado.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo consultar a un psicólogo infantil?

Si percibes cambios en el comportamiento o en las emociones de tu hijo/a, es importante que consultes un profesional. Ese comportamiento puede ser la punta del iceberg y no atenderlo puede tener consecuencias más graves a largo plazo. Si vuestr@ hij@ no está bien en el colegio, con los compañeros, con los amigos, o ha sufrido una perdida. Si tiene muchos miedos, pesadillas recurrentes. Si se muestra ansioso, irritable, decaído. Si le cuesta tolerar la frustración o se abruma con facilidad.

¿Cuál es el papel de los padres en las sesiones de terapia?

Es fundamental que exista una comunicación fluida entre el terapeuta y los padres.

Por un lado, la participación de los padres permitirá que el psicólogo entienda mejor el problema y, por el otro, esto permitirá que os guíe para que podáis contribuir, desde casa, a mejorar el bienestar de vuestro hijo/a.

¿Qué precio tiene la sesión de terapia infantil?

El precio es de 60 € por sesión.

¿Cómo sé que lo que se trate en terapia es 100% confidencial?

Toda la información que se trata en terapia está bajo secreto profesional y es totalmente confidencial. Al inicio de la terapia firmaréis un compromiso de confidencialidad, la ley de protección de datos y de consentimiento de atención a un menor.

Contacta

Contáctanos para pedir más información acerca de un tema en concreto o para pedir cita. Nuestro equipo te responderá con la mayor brevedad posible.